LA ANSIEDAD

...este es el tiempo en el que estamos pagando un tributo muy alto al exceso de tecnificación...


Image

Este es el tiempo en el que estamos pagando un tributo muy alto al exceso de tecnificación; la revolución industrial fue muy positiva en algunos aspectos, pues ha creado un mundo de cosas y máquinas que han simplificado y efectivizado las cosas como nunca antes en la historia, sin embargo, su efecto más sentido o negativo tiene que ver con el aislamiento que ha causado en las relaciones personales, la sensibilidad, consideración, comunicación, son valores directamente atacados, uno de esos efectos más sentidos por cada individuo en particular, nombrado como el # 1 de los trastornos emocionales es la ansiedad, que por cierto es el tema de este artículo.

SU IMPORTANCIA EN ESTE TIEMPO DE TANTO AVANCE TECNOLÓGICO.

Es tan común, pero tan serio a la vez, que, según expertos, la consulta por temas relacionados a la ansiedad llega al 75% de las consultas de un médico especialista en los nervios; es decir, de cada 4 pacientes que ve un psiquiatra, tres tienen trastornos de ansiedad.

LOS TÉRMINOS QUE SE USAN COMUNMENTE PARA DEFINIR LA ANSIEDAD.

Angustia y ansiedad son prácticamente lo mismo, ambos van acompañados o matizados por el miedo o temor. La diferencia entre la angustia y la ansiedad es que el miedo ligado a la angustia siempre teme a algo concreto, por ejemplo, miedo a las alturas, a estar encerrado, al agua, a la oscuridad, etc. Pero el miedo ligado a la ansiedad no es concreto, más bien es difuso en el mayor de los casos. La persona con ansiedad no puede definir su temor.

La raíz “ang”, de un vocablo en Latin, da lugar a palabras, como: angina, angosto, que a su vez denotan estrechez. Por ejemplo, una angina de pecho es la estrechez que se nota totalmente en el corazón, en el tórax, y de ahí viene angosto que era un desfiladero, un paso muy estrecho de montaña, la palabra angustia denota esa sensación de falta de espacio, de estrechez, encierro, de que nos aprietan, de que nos falta el aire.

CARÁCTERÍSTICAS DE LA ANSIEDAD.

Cuatro se mencionan entre las características más comunes:

1.Preocupación excesiva. Cada decisión, cada situación es motivo de preocupación. Vive como si hubiese nubes siempre en su cielo. Cuando soluciona una cosa, ya empieza a preocuparse por otra cosa, nunca puede relajarse totalmente, son personas que viven literalmente sin tregua, sin descanso.

2. Prisa. Otra característica de estas personas es que son nerviosos, inquietos, viven y hacen las cosas aceleradamente, de tal forma que se pasan la vida corriendo, la prisa es el motor para todo lo que hacen. Corren aún sin darse cuenta.

3. Pesimismo. Deberíamos decir que tienen una anticipación pesimista de los hechos, de las cosas, siempre se anticipan imaginando lo peor; su mente siempre está presta a imaginar desgracias.

4. Hipersensibilidad. Se emocionan con mucha facilidad, tanto para lo negativo como para lo positivo. Una simple escena de ternura o de sufrimiento, llega a producir una emoción tan fuerte en ellos que la escena queda grabada a la perfección en su memoria y pueden estar varios días pensando y siendo afectados por lo que vieron. de tal forma que se llega a hablar incluso de una verdadera alteración de la memoria debido al exceso de memoria. De manera que todo lo que tiene un impacto sobre su sistema nervioso les queda grabado y les afecta en su estado de ánimo, aumentando así su ansiedad.

LA SOLUCIÓN A LA ANSIEDAD.

En la Palabra de Dios (la Biblia), encontramos la primera mención de la palabra miedo, temor o ansiedad, es justo en el momento en que el hombre decide separarse, independizarse de Dios y arreglárselas por su cuenta; tan pronto como ha tenido lugar la caída del hombre en Génesis, Cap. 2 y Cap. 3, la voz de Dios retumba en el huerto ¿Dónde estabas tú? y el hombre responde “Me escondí, porque tuve miedo” Ahí tenemos la causa general del problema de la ansiedad, la separación de Dios, es obvio que cuando el hombre vive separado de Dios, no puede encontrar respuesta satisfactoria a estas preguntas tan profundas: ¿Quién soy yo? ¿Para qué he venido a este mundo? ¿Qué hay después de la muerte? Y, es solo en la medida en que el hombre vuelve a reconciliarse con Dios y a derribar el muro de separación que hay actualmente, es solo entonces que esta dimensión existencial de la ansiedad desaparece. “HE VENIDO PARA QUE TENGAN VIDA, Y LA TENGAN EN ABUNDANCIA”, decía Jesús. “CONOCEREIS LA VERDAD Y LA VERDAD OS HARA (verdaderamente)LIBRES. La Biblia censura el estar afanoso ya que el afán es fundamentalmente una actitud ante la vida, la actitud concretamente de hacer pequeño a Dios, la preocupación desmesurada por el futuro, lo que decía Jesús mismo: “¿Qué comeremos, donde viviremos?” etc. por tanto, hay una diferencia importante entre ser ansioso (problema psíquico) y estar afanoso (problema espiritual).

CONCLUSIÓN.

No es casualidad que los lugares donde se han alcanzado mayores cuotas de tecnología y ciencia, hayan declinado aparatosamente la calidad humana. Sí, efectivamente, la falta de intimidad y de relación inter-personal los unos con los otros, conlleva soledad, la soledad conlleva inseguridad, y la inseguridad conlleva ansiedad. Todo está relacionado

PD. Datos médicos en este artículo fueron adaptados de una entrevista al Dr. Pablo Martínez Vila, Psiquiatra cristiano de España.


by Hugo Salinas - Chungsir 2.017

Andreina Arraez

Por Hugo Salinas

Director de operaciones de la radio bbN en español (am1350). Transmite un interesante segmento radial “Tome un minuto”. E-mail: hsalinas@bbnradio.org | Tel. 221-8717.