"Millennials" chinos crean sus propias compañías

Los "fuerdai" de la nación asiática son la segunda generación de ricos, es decir, jóvenes con dinero gracias al trabajo de sus padres.


Image

Para los jóvenes chinos con dinero hay una etiqueta a la que nadie quiere se relacione con su nombre: fuerdai o “la segunda generación de ricos”. En otras palabras, chicos ricos. Este grupo privilegiado se enfrenta a una intensa hostilidad en China, donde por lo general se les aborrece por su estilo de vida ostentoso. (Una tormenta en redes sociales involucró a un joven que compró dos relojes Apple para su perro). A menudo ellos son los que lo provocan, pero los fuerdai también sufren de una sensación de falta de rumbo y de que no pueden estar a la altura del éxito de sus padres.

Sin embargo, aquí en Silicon Valley, recientemente me reuní con un inversionista de tecnología que cree que hay una solucion para este grupo alienado: las inversiones ángel. Éstas normalmente son las primeras en patrocinar una startup, ofreciendo capital semilla de entre 50 mil y 100 mil dólares para ayudar a un emprendedor a ponerse en marcha. Es una práctica muy bien desarrollada en Silicon Valley, pero un concepto relativamente nuevo en China, donde el campo para la inversión de riesgo se disparó en los últimos cinco años.

Muchos de los fuerdai se educaron en el extranjero, así que de manera natural acuden a Silicon Valley para aprender cómo comenzar a ser inversionistas, explica Guo Wei, un inversionista chino de tecnología de 29 años de edad que se encuentra en California y que cofundó UpHonest Capital, una firma de capital de riesgo.

“Mis amigos acudieron a mí y querían aprender cómo hacer inversiones ángel desde cero”, dice. Llevó a un pequeño grupo al Valle a principio de este año para realizar un recorrido educativo.

La inversión en tecnología ayuda a resolver un problema para esta descendencia de padres ricos, qué hacer con ellos. Muchos de los fuerdai son renuentes a participar en los negocios de sus padres, que suelen estar en sectores poco glamorosos como las bienes raíces y la industria pesada.

La inversión ángel les ofrece una forma constructiva para ocupar la fortuna familiar. “Tienen que aprender cómo distribuir e invertir el capital de sus oficinas familiares”, señala Guo. La inversión ángel es atractiva, una sola inversión es apenas el costo de otro auto deportivo, explica.

Aunque no es fácil. La inversión ángel se considera como un instrumento de mayor riesgo y los tratos a menudo se producen a través de redes personales informales. En la zona de la Bahía, los ángeles normalmente son personas ricas con interés en la tecnología, se considera como una especie de pasatiempo, más que una forma de generar grandes ganancias.

En china, la inversión ángel ya despegó con gran entusiasmo. “Todos los ángeles se encuentran en el primer ciclo”, dice Guo, lo que significa que estos inversionistas todavía no experimentan una crisis.

“No son tan racionales, se inclinan más por tomar riesgos”, dice, y agrega que los cheques normalmente son más grandes en China. “En Silicon Valley, la inversión ángel es más madura”.

A medida que los fuerdai acuden a California para aprender las técnicas de inversión en tecnología, su búsqueda también es parte de un proceso mucho más grande, la maduración de la escena de inversión de capital privado de China.

La riqueza de China se creó relativamente de forma reciente, en los 30 años que aproximadamente pasaron desde que los líderes del país comunista liberalizaron la economía.

Como resultado, los empresarios exitosos que se volvieron ultra ricos y ahora tienen que luchar para saber cómo administrar su riqueza, sobre todo a medida que se desacelera el crecimiento económico y el régimen de Xi Jinping desalienta la ostentación. Las oficinas familiares se multiplicaron en China y Hong Kong, copiando las prácticas de gestión patrimonial de occidente.

Cuando se trata de cómo los megarricos de China y sus hijos pueden desplegar sus fortunas de manera significativa, la inversión ángel solamente es una pequeña parte de la solución. Los optimistas como Guo creen que este grupo tiene una gran oportunidad para ayudar a desarrollar la escena tecnológica de China. Pero es posible que se requiera más que eso para que los fuerdai se quiten su etiqueta negativa. Dada la reputación que tienen de que les gustan los objetos llamativos, las participaciones en una startup de moda bien pueden caer en esa categoría.

Para que los fuerdai se ganen el respeto, tendrán que trabajar para hacer más eficientes los mercados de capitales privados de China, no solamente para la tecnología sino también para otros sectores. La inversión ángel puede ser parte de ese proceso, pero verdadero premio será mucho mayor.

Caos

Estos jóvenes chinos sufren de una sensación de falta de rumbo y de que no pueden estar a la altura de sus exitosos padres.

Rumbo

Especialistas creen que la solución está en las inversiones ángel, es decir, en la actividad de patrocinar el despegue de startups.

Meca

Muchos fuerdai estudiaron en el extranjero, así que de manera natural acuden a Silicon Valley para comenzar a invertir.



by Leslie Hook - 17-12-2017